lunes, 18 de octubre de 2010

BTT: Sendero del Ebro - La Lora (29-09-10).




INFORMACIÓN BÁSICA:

- Longitud: 71 km.
- Desnivel acumulado de subida: 850 metros.
- Dificultad: Moderada. Tiene un poco de todo, senderos no complicados, pistas, carretera, subida por carretera, bajada empinada por sendero.



En esta ocasión nos desplazamos hasta Quintanilla-Escalada para realizar esta ruta por el Norte de Burgos, que en sus primeros kilómetros sigue el Sendero del Ebro GR-99.



Al principio se rueda por una buena pista que poco a poco va dando lugar a un divertido sendero en ligera subida.



En algunas tramos podemos ver las formaciones rocosas que nos vigilan desde lo alto y los buitres volando a su alrededor.



En otros tramos el sendero discurre totalmente entre los árboles.



Tras varios kilómetros de sendero pasamos a rodar por carretera y tras unos kilómetros practicamente llanos, empezamos a ver los molinos en el alto, lugar hacia el que nos dirigimos.



La subida es más larga y dura de lo que en principio parecía.



Pero merece la pena para poder disfrutar de las vistas desde arriba.





Como ya es la hora de comer, descansamos un rato y comemos el bocadillo con la única compañía de los molinos de viento.



Tras recuperar energías rodamos un rato por buenas pistas en lo alto de La Lora.





En algunos momentos nos acercábamos al borde del páramo para contemplar las vistas.





Tomamos el camino de la Lorilla para llegar a Barrio Panizares.



Desde allí podiamos continuar por carretera o investigar un desfiladero, y como no teníamos prisa decidimos investigar.

Tomamos un camino que saía a la izquierda, y que en principio parecía ciclable.



Poco a poco se fue complicando, con tramos con grandes preduscos que hacían imposible rodar. Finalmente decidimos meternos como pudimos por entre el bosque para salir de nuevo a la carretera y continuar por ella.

Tras un tramo por carretera tomamos de nuevo pistas para buscar la bajada al sendero del Ebro de nuevo.



La bajada espectacular, no tengo ni una foto porque ya estaba cayendo la noche y tampoco estábamos muy seguros de si era el camino correcto o tendríamos que dar la vuelta, así que no podía perder tiempo.

La rápida bajada nos dejó de nuevo en el sendero del Ebro, que ahora hicimos a mayor velocidad ya que picaba para abajo, y casi casi cuando anochecía llegamos a los coches.

En esta ruta he podido comprobar lo mucho que he mejorado bajando, apenas me tuve que apear en toda la bajada a pesar de tener algunos tramos complicados. Hace unos meses habría hecho casi toda la bajada andando. Desde que hice el Turbón Tour en Pirineos he mejorado un montón bajando, para mi en las bajadas hay un antes y un después del Turbón Tour. Supongo que hasta que tenga una caida y vuelva a coger miedo, pero de momento he ganado muchísima confianza y ya no me asusta casi nada.

1 comentario:

  1. Como te callas algunas rutas. Con lo que me gusta esa zona.

    ResponderEliminar